Project Description

La comida es uno de los mayores placeres de la vida pero si no se lleva una dieta adecuada puede convertirse en un gran problema. Aquí algunos malos hábitos alimenticios pueden dañar tu salud.

Según informes de la Secretaría de Salud, la obesidad y la desnutrición están relacionados con la mala alimentación, ya sea que se coma en exceso o que se pasen por alto las comidas, la mayoría de las veces no se perciben de manera consciente las malas costumbres alimenticias, detectarlas para cambiarlas puede mejorar la salud y la vida.

Estos son algunos de los malos hábitos que debemos evitar:

1. Saltarse el desayuno. El cuerpo necesita tener un buen nivel de glucosa para realizar las labores del día. Después de haber pasado 6 o 10 horas sin alimento se recomienda tomar un desayuno nutritivo y saludable conformado por granos, fruta y lácteos. Tomar alimentos azucarados solo da energía de manera transitoria y no saciar el hambre por lo que se sentirán ganas de volver a comer y se ganará peso.

2. Chatarra para calmar el hambre. No cumplir con los horarios de comida origina hambre, por consecuencia se tiene la necesidad de alimentarse con cualquier cosa sin importar la hora o la calidad de lo que se come, generalmente se cae en el error de tomar alimentos procesados y comidas rápidas, la conocida comida chatarra, dejando de lado el consumo de frutas naturales, verduras y hortalizas frescas.

3. Tomar refrescos en vez de agua. Estas bebidas contienen muchos edulcorantes como la fructuosa, aunque sean light, sus efectos no son buenos dado que suelen ser gaseosos y beberlos diariamente puede generar diabetes tipo 2.

4. Consumir bebidas alcohólicas. El exceso de este tipo de bebidas puede ocasionar varios problemas de salud, además, su alto contenido calórico puede incrementar rápidamente el peso corporal.

5. No tener una dieta variada. Una alimentación saludable debe estar integrada por toda clase de alimentos que abarquen desde verduras, frutas hasta carnes y lácteos, entre otros. No se debe abusar de ciertos alimentos ni prescindir de otros.

Existen otros malos hábitos como consumir comidas y bebidas light pensando que de esta manera no se subirá de peso y se pueden tomar indiscriminadamente, que el pan integral engorda menos que el pan blanco, aunque los dos poseen la misma cantidad de calorías y lo único que cambia es la fibra que contienen.

Lo que hay que entender es que una mala nutrición es ocasionada por una insuficiencia o exceso de uno o más nutrientes en la dieta, y el riesgo de malnutrición se corre si la cantidad de energía y/o nutrientes de la dieta no satisface sus necesidades nutricionales por tener malos hábitos alimenticios.

Los malos hábitos alimenticios son la principal causa de enfermedades crónicas como afecciones cardiovasculares, obesidad, diabetes, patologías del sistema digestivo, cálculos de vesícula, reflujo esofogástrico, caries, y distintos tipos de cánceres como el de colon, páncreas, y  los relacionados con hormonas como el de mama y el de endometrio.

Comer mejor no implica comer poco, pasar hambre o dejar de disfrutar de  la comida, es guardar el equilibrio, evitando malos hábitos alimenticios para llevar una vida sana y cuidar de la salud.

Síguenos: